martes, agosto 11, 2009

Mare comenta una carneada

Mare Carranza comenta una carneada de 4 cerdos from Alejandro on Vimeo.


Mare Carranza fue a una carneada de cuatro cerdos en lo de un amigo en el campo. Los vió morir, el proceso posterior, los comió. No todos, claro.

Es interesante ver a una persona hablar de esa experiencia. Hasta hace poco tiempo los humanos estábamos más cerca de estas crudezas naturales, hoy en día nos resultan salvajes (al menos a los que somos "de ciudad"). De todas maneras, una vez que el animal está reducido a "pedazo de carne" nos lo comemos con total felicidad...

Algunas fotos del proceso:




Lo mismo cuenta Bourdain en el último libro que comenté de él. Yo no me bancaría estar en el momento en que matan al chancho.

12 comentarios:

delivery post-crucifixión dijo...

Cuando tenía 15 años me invitaron varias semanas a un campo (una estancia). Una vez presencié la matanza de un cordero (que después se comió asado). Me quedo esa imagen del pobre animal desangrándose. Fue una experiencia dura...

Rescato dos cosas positivas: 1) no recuerdo que el animal haya sufrido (al menos mucho) ya que le cortaron directamente la yugular., 2) al animal lo comimos.

Estas dos cuestiones fueron fundamentales: si el animal hubiera sufrido mucho, hubiese sido para mí una experiencia espantosa. El hecho de comer (asado) al animal, le otorgó SENTIDO al sacrificio. Si lo hubiesen dejado tirado me hubiese parecido una experiencia muy fea, por lo absurdo.

Peter Singer que defiende (escribió varios libros) a los "Animal rights), sostiene que no es cuestión de volverse (necesariamente) vegetarianos, sino que la matanza que se realiza a los animales sea en lo posible una muerte sin dolor. Para eso hay que implementar los recursos necesarios, y la metodología correcta. Estoy de acuerdo. No sé que pensarán en los "mataderos" argentinos sobre esto (pero me lo imagino).

La otra cosa que me contó mi mujer es que hay carnicerías judías que utilizan metodologías "suaves" en la matanza. No recuerdo el nombre de las mismas. Creo que es así. Si alguien sabe más de esto último, que me lo cuente.

Saludos

R.P.

Alejandro Rozitchner dijo...

Les hablan en yidish hasta que el animal decide irse...

Victor dijo...

Si, la vida urbana nos hace creer que somos seres espirituales, al punto de que nos da asco nuestra propia comida.

Los niños lo toman con mas naturalidad que los grandes, eso me llamó mucho la atención. No les parece mal comerse al "hermano" cordero o el "hermano" pollo. Lo entienden naturalmente, se ve que eso lo tenemos grabado "de fabrica" y la civilización se encarga de hacernos olvidar.

Anónimo dijo...

Lo único que no se utiliza del cerdo es su grito agónico, leí una vez por ahí--- Para el cerdo no hay mucha compasión que digamos porque su sangre es muy valiosa, así que se le introduce un punzón en el cuello y se lo cuelga de las patas traseras para que su sangre llene una lata. A los seis, siete años lo vi y todavía recuerdo el grito sofocado por la sangre. Es una especie de crucifixión. Los judios ortodoxos no comen cerdo pero sí comen carnes y la verdad no sé cómo las matan pero por lo que sugiere el rabino al jefe de los rebeldes en Masada, -que antes de entregarse a los romanos decide que todos cometan un suicidio colectivo-, le propone hacer con los humanos lo que hacen con las reses: abrirle lentamente la yugular hasta que, (otra vez) el animal muere desangrado. Supuestamente no sufre y así la carne kosher es más sana. En la Argentina, me lo contó un amigo vio cómo mataban a las vacas. Las vacas vienen en fila, un tipo le ata una soga a las patas caseras y es izada hasta que la cabeza queda sobre un cointeiner con ruedas y a la altura de un señor que porta una cierra eléctrica (como en las películas de viernes 13, creo) ahí sin que la vaca tenga tiempo a nada, le cortan la cabeza al tiempo que el hombre le hace un tajo en la panza. Enseguida viene otro que se lleva a la vaca colgada por un riel junto con el cointeiner mientras con un cuchillo le quita todas las víseras. Ahora, si me preguntan si me gusta la carne, contesto: sí, la amo, el asado a las brasas me parece esos momentos previlegiados y extraordinarios que nos da la vida.

Anónimo dijo...

pero cuando uno ve una picada de salame y queso se olvida del hermano chancho... yo, al vivir mi infancia en el campo vi y participe en muchas, ya sean de chancho o de vaquillona. Es un momento esperado por todos, porque implica una gran reunion de amigos y parientes como en los viejos tiempos que tan poco suelen ocurrir en estos dias.
Otra costumbre de campo, es la yerra, algo que no me gusta. Y menos me gusta despues juntarnos todos a comer los huevos de los pobres animales. Espero que Mare pase por esa experiencia y nos cuente sus sensaciones.
ale

Barullo dijo...

¡Ah, los citadinos!
Buen post, Ale. La verdad es que hace mucho que no voy a una yerra o a una carneada. La última carneada a la que asistí fue el 1º de Mayo en que los ingleses empezaron a bombardear el aeropuerto de Malvinas. Estaban casi todos los hermanos de mi viejo (8) y, como todos habían nacido en el campo, matar un chancho (o varios) y hacer los chorizos y las morcillas "en vivo" no les hacía gran impresión.
Recuerdo anterior de "salvajismo" fue aproximadamente en 1988, en que asistí a mi última yerra. ¡Pobres terneros! ¡Si vieras la paisanada con las tijeras sacándoles los huevos y tirándolos sobre las brasas!
Antes de eso, para mí era muy común que para Navidad mi abuela matara varios pollos para la Nochebuena. Les ataba las patas, me parece, los ponía boca abajo y les cortaba el pescuezo. No nos causaba gran impresión, y eso que éramos chicos.
Disclaimer: Ningún animal resultó herido durante la redacción de este comentario.

Sergio Muzzio dijo...

Mare, pasaste por el blog y no comentaste en el que más te necesito!!!
Se necesita una gauchada

Pasate y hacemos choripán...

Mare dijo...

jaja tenés razón Sergio, lo dejé pendiente y después me olvidé, ahora paso!!

Enrique dijo...

Quizás convenga "recordar" que estos animales no se cazan para ser comidos, se crían para ser comidos. Si no fueran comida, no hubieran nacido, ni hubieran sido criados. No estamos "matando" vacas o cerdos o pollitos. Tenemos una fábrica de proteínas animales en forma de vacas, cerdos o pllitos. Salvando las distancias es como "criar" un micro organismo para vacunar o salvar una vida. Respecto de la matanza, efectivamente, hay métodos menos "salvajes" como los "kosher" judíos, que parten del principio de que la carne es más blanda y sabrosa si no se le genera "stress" al animal antes de matarlo. Y me parece bien que se los mate de la manera más eficiente posible. Ahora, si se quiere discutir si está bien o mal comer proteínas rojas para la salud, o es éticamente correcto criar animales para ser comidos, ese esa es otra discusión que dejó para Ale.
abrazo
Enrique Szewach

Anónimo dijo...

"Me gusto" Como puede llegar a ser agradable un asesinato? no considero justificable que sea por alimentacion. Los animales sufren y su sufrimiento debe ser tenido en cuenta. Tienen necesidades y quieren vivir. Porque creen propicio negarlas simplemente por un capricho (la carne no es necesaria en la alimentacion) No es saludable (siendo vegetarianos reducimos 40% las posibilidades de tener un ataque al corazon) Es lamentable que simplemente por un capricho del paladar seamos insensibles al sufrimiento de un animal que como nosotros tambien quiere y merece vivir.

Anónimo dijo...

"No estamos "matando" vacas o cerdos o pollitos. Tenemos una fábrica de proteínas animales en forma de vacas, cerdos o pllitos."

Enrique tu comentario roza la locura. Fuera de que los animales sean criados para consumo humano no dejan de ser animales que estan vivos. no proteinas en forma de vacas, cerdos o pollitos. No considerar el asesinato como tal simplemente porque fueron criados para morir lo interpreto distanciarse de ver realmente como son las cosas. No digo que tu eleccion deberia ser el vegetarianismo pero tu postura de proteinas en forma de animales no deja de sorprenderme. comes carne OK, pero se conciente que es un animal muerto y la sangre es sangre y los huesos son huesos.

Pirula dijo...

a pesar de que me gusta el sabor de la carne, hace años ya que no consumo carnes de ningún tipo y no encuentro ninguna justificación a esta altura para que se sigan criando animales en condiciones espantosas para después matarlos cruelmente.

está más que demostrado que es mucho más sano y más ecológico consumir la menor cantidad de productos animales posible.

el abuso cotidiano de los animales me parece aberrante y habla claramente de nuestra pobreza emocional, sobre todo cuando la información está al alcance y uno tiene la opción de elegir.

Related Posts with Thumbnails