jueves, abril 30, 2009

¿Por qué es tan importante la espontaneidad?


Porque es índice de autenticidad, índice de verdad. Es decir, una persona espontánea es una persona que está ahí, presente, que no finge ni imposta un papel. Es una persona y no una imagen.

Las personalidades no muy espontáneas comunican una sensación de incomodidad. Está incómoda la persona que actúa su ser tanto como la que recibe su influencia.

12 comentarios:

Gabriel Maiorano dijo...

ES ASI. JEJEJEJE ES LA VERDAD!! BUEN COMENT..
SALUDOS

Javier dijo...

Yo soy mucho más espontaneo en persona que escribiendo.Tengo que trabajar sobre eso.

Ahora, muchas veces creo que también la espontaneidad puede ser impostada.

Crea que a algunos les vendría bien ser espontaneos y a otros frenar un poco el carro de la espontaneidad (tirarse un pedo en la mesa)

Saludos.

Ramiro dijo...

muy buen punto. el contrapunto es que a veces la situacion requiere no ser totalmente transparente, los que trabajamos con clientes (internos y externos) entendemos que no siempre es recomendable ser 100% transparente. Lo que quiero decir es que la espontaneidad es algo positivo en ciertas situaciones, en otras es preferible la "diplomacia".
Saludos,
Ramiro

Sergio Muzzio dijo...

Para más datos, ver la actuación de Ibarra aquí debajo...

Mai dijo...

Me encantan la espontaneidad y sus efectos. Los prefiero mil veces a la acción medida y desconfiada, escondida y antinatural.
Besos!

Salvatore Tessio dijo...

La espontaneidad es como todo, se puede aprender. Por eso no me parece tan buen índice de autenticidad. El buen vendedor es espontáneo y cómo dijo ramiro para ser vendedor no hay que ser 100% transparente.

Victor dijo...

Esto es muy comun, simuladores, hay mas de o que uno cree. Y si lo pensamos bien, seguramente en algunos momentos nos vamos a sorprender a nosotros mismos en ese papel. En cierta medida uno siempre tiene que estar simulando un poco, reglas de convivencia, educación o buen gusto, por ejemplo.

Simular todo el tiempo es agotador y eso si se nota en las personas que lo practican.

Susodicho dijo...

Yo no estoy para nada de acuerdo con vos. De hecho, creo que en este momento cultural hay una sobrevaloración de la espontaneidad que sirve tanto para disculpar las bestialidades de personajes como la Gimenez ("y bueno, es espontánea") como para desestimar actos y movimientos con repercusiones políticas ("no fue espontáneo, estuvo armado")¿y si estuvo armado y aun así, se trataba de una reivindicación justa?
Por otro lado, en tu post hay una oposición que me parece falsa: por un lado, ponés la espontaneidad y por otro a la actuación, el fingimiento y la impostación. Y en realidad, la espontaneidad se opone a lo elaborado, a lo que precisa de tiempo (ya que la espontaneidad es más algo del momento)y a lo que, eventualmente, ha sido filtrado en ese tiempo. Pero oponer espontaneidad como verdad a no espontaneidad como mentira me parece algo falaz.
Saludos

Diego D. Sigal dijo...

cuando soy muy espontáneo tengo miedo de mi mismo.

Anónimo dijo...

Depende.. Algunos no la tienen.. ¿Tener habilidades sociales indica verdad?

No lo sé.. Vi muchos espontaneos desagradables y no espontaneos hermosos.

Betty 49 dijo...

Quiero esa pintura. Buenisima.
Ser espontánea te lleva muchas veces a problemas, más si sos un poco ácida (o mucho).
La gente no te quiere, no te acepta, todos quieren escuchar solo para lo que estan programados.
Cuesta ser diferente y espontáneo, hay que apreciarse mucho, dejar que te resbale la opinión del otro, no olvidar que es solo una visión del otro.

May dijo...

Cuando leí el título inmediatamente pensé en la palabra autenticidad. Excelente concepto has escrito. Creo que viene con la esencia de cada uno y no hay que tenerle miedo. No se aprende, se es o no se es sino deja de ser espontáneo y fidedigno.
May

Related Posts with Thumbnails