jueves, abril 02, 2009

Arículo sobre Malvinas: Una guerra simbólica pero real



Hoy salió en El Cronista Comercial un artículo mio sobre Malvinas, con ese nombre. Aquí el primer párrafo:

Es tan raro que en nuestra historia reciente haya habido una guerra del tipo guerra en serio, guerra completa y real, con barcos hundidos y aviadores heroicos, que resulta difícil de asimilar. Parece más bien algo que le hubiera sucedido a otro país. Empezó como una representación más que como una guerra de verdad, o al menos lo parecía. ¿Eso fue, una representación mal manejada que se tornó real? El origen de la cosa me hace acordar a algo que pasó una vez en un teatro en Caracas, en los años 80. En una obra del grupo Rajatabla un personaje moría de un tiro. En una de las funciones, a la pistola de estruendo que se usaba para el disparo alguien, por descuido, se olvidó de sacarle la pieza con la que se hacía la carga de pólvora, de manera que cuando el actor que tiraba apretó el gatillo, el disparo realmente hirió de muerte a la víctima, que ensangrentada gritaba ‘me muero, me muero’, cosa que todos oían como si fuera una simulación, sin reaccionar. El actor murió en escena, en un episodio de un dramatismo desesperado que resulta más sorprendente por el hecho de que todos a su alrededor lo creyesen actuado.

Link: Una guerra simbólica pero real

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Los que fueron "ingenuamente simbólicos" fueron los que salieron a aplaudir ese día (2 de Abriel, 1982) y los subsiguientes como si se tratara de un partido de fútbol.

Suponiendo que la "avivada argentina" consumida por un dictador ebrio pudiera recuperar algo (que a nadie le importaba hasta ese momento) por el sólo hecho de mandar a unas pobres víctimas.

¿Nadie (de los que aplaudió desaforadamente ese día) se daba cuenta que ibamos a entrar en guerra contra la tercera potencia mundial(apoyada por la primera)?

En fin, otra imagen lamentable apoyada por una gran mayoría de habitantes de aquel tiempo.

¿por qué no meditar sobre nuestra propia idiotez, sobre el ineludible hecho de no ser capaces de ser adultos?

Los chicos que murieron en las Malvinas no fueron tan sólo víctimas de los soldados ingleses, tampoco de los milicos gobernantes argentinos...., fueron víctimas de nuestra propia inmadurez, de nuestra propia ignorancia...

Ahí sí hubiese sido necesaria una marcha contra el dictador Galtieri para evitar semejante masacre.

Pero no, hubo una conglomeración de personas: ¡pero para apoyar ese mamaracho!

Recuerdo tres figuras públicas que se opusieron (tan vez, hubo más): Perez Esquivel, Borges y Alsogaray. Empatizé con ellos y con unos pocos amigos que veíamos èl advenimiento de ese desastre!!

Un día triste el de hoy, sin duda alguna. Generado por dictadores y apoyado por mucha gente de aquel entonces...

No lo olvidemos.

Saludos!

R.P.

Maxi Galin dijo...

Me encantó esta parte: "No resulta convincente que tantos ciudadanos argentinos sientan que de repente no pueden vivir sin unas islas que son poco más que un símbolo. Y todos los argumentos con los que intenta probarse que son realmente decisivas deberían ser considerados como el razonamiento enfermo que tiende a hundirnos constantemente en falsas realidades".

Justo estaba escribiendo sobre el tema, a mi me salió esto:
http://noneurosis.blogspot.com/2009/04/recuperarlas-olvidate.html

Walter L. Doti dijo...

Recuerdo un ferretero que allá por el año 82, con la guerra ya declarada, saltó - literalmente - desde atrás de su mostrador para enfretar a mi viejo que, mientras compraba tornillos, le comentó que la guerra le parecía un disparate.

Recordando este episodio me doy cuenta de lo violenta que fue la guerra de Malvinas. Y no sólo por los combates. Violenta porque despertó ese costado belicoso de todo un pueblo, esa necesidad de "sacar las garras", como decís vos.

Anónimo dijo...

La guerra de Malvinas para mì, en ese momento con 26 años, me pareciò una absoluta mezcla de estupidez y locura.

La arrogancia y la ignorancia argentinas, llevadas a su màxima expresiòn.

Nada pensado, dàndole el OK a un militar continuador de la lìnea Videla (acà los que se rasgan las vestiduras por "el golpe"), chiflado y borracho.

Total, los miles de tarados embebidos en una emocionalidad extrema, producto -supongo- de variados orìgenes de frustraciòn, complejos de inferioridad, broncas profundas, y demàs residuos, dieron el OK para que otros (en èste caso, chicos de 18 años sin preparaciòn, sin equipo adecuado) fueran a morir.

En ese momento, pensè dos cosas bàsicas:
Que un milico prepotente de sudacalandia, de facto, le moje la oreja a una potencia reconocida por su eficacia en la guerra, tiene el precio màs alto como consecuencia...y asì fuè.
La segunda, otra fantasìa para alejar a la masa de los verdaderos problemas de èste paìs, lo cual fuè de total efectividad para ese gobierno.

Si èste tipo de prepoteadas tìpicas de èsta sociedad, fuese jugando al fùtbol, serìa eso y nada màs.
El asunto es que importò tres carajos la estartegia (de ùltima y por màs barcos que hundièsen los pilotos argentinos, la guerra la ganarìan sì o sì ellos, con un costo inimaginable y con definitiva guerra continental, donde bombardeos estaban yà planeàndose).

De esa guerra y toda esa escena montada, hay que sacar la lecciòn màs profunda y aùn sòlo veo lindas palabras, muy bien acotadas a la correcciòn polìtica y a la falsedad patriotera.

A cuàntos años luz de los norteamericanos, sacando siempre los trapitos al sol, sus meaculpas (Vietnam, JFK, Bush, etc.etc.) ante el mundo entero, sea en pelìculas, libros, TV.

Cuàn lejos estamos de mirarnos a nosotros mismos como sociedad, sin echar la culpa al resto del planeta, por nuestros patèticos caprichos, como niños autodestructivos.

Y finalmente me quedo como inigualable resumen, èste poema de Borges, dedicado a los caìdos en Malvinas, escrito en 1985:

JUAN LÓPEZ Y JOHN WARD

Les tocó en suerte una época extraña.

El planeta había sido parcelado en distintos países, cada uno provisto de lealtades, de queridas memorias, de un pasado sin duda heroico, de derechos, de agravios, de una mitología peculiar, de próceres de bronce, de aniversarios, de demagogos y de símbolos. Esa división, cara a los catógrafos, auspiciaba las guerras.

López había nacido en la ciudad junto al río inmóvil; Ward, en las afueras de la ciudad por la que caminó Father Brown. Había estudiado castellano para leer el Quijote.

El otro profesaba el amor de Conrad, que le había sido revelado en una aula de la calle Viamonte.

Hubieran sido amigos, pero se vieron una sola vez cara a cara, en unas islas demasiado famosas, y cada uno de los dos fue Caín, y cada uno, Abel.

Los enterraron juntos. La nieve y la corrupción los conocen.

El hecho que refiero pasó en un tiempo que no podemos entender.

Abrazo,

Anònimo Juan

Juan dijo...

Tambien creo que la democracia fue un fracaso militar mas que una conquista colectiva. Deberia esto recordarse mas aun hoy, donde la sobrevaloracion de Alfonsin roza el disparate. Alfonsin no es el artifice de la democracia. Su unico merito consistio en haber ganado una eleccion y no mucho mas.

Javier dijo...

Solo dos cosas. El tema es inmenso.
No se puede hablar de Malvinas sin hablar de una dictadura feroz, capaz de retener el poder a cualquier precio, así como tampoco se puede abordar este tópico sin hablar de colonialismo, de potencias aprovechándose de recursos que no le pertenecen sino por ejercer el uso ilegítimo de la fuerza en el tiempo. Por historia, debemos conservar y hacer aún mayor nuestro vínculo con los británicos, pero sin dejar de buscar una solución razonable para las dos partes (las tres, ya que la posición británica se basa hoy en la opinión de los kelpers), pero, remarco, es una posición colonialista, envejecida, retrógrada, imposible de sustentar hacia el futuro. Quizás deberíamos pensar como hacer que los isleños algún día quieran pertenecer a Argentina y se produzca un traspaso sin conflicto. Otra posición sería dejar que elijan ser un país independiente, con vínculos con G. Bretaña y con Argentina, aunque no se si legalmente esto es posible habida cuenta de la Constitución Argentina.
Para terminar, creo que toda guerra debe recordarse como algo insólito, inverosímil, de una lógica increíble y trágica. Ahí tenemos a Europa, hoy unida luego de provocar tremendos enfrentamientos apenas el siglo pasado. Me encanta escuchar a viejitos europeos recordar sus conflictos y nefastas consecuencias. ¿Cómo puede ser posible que la cultura terminara absorbiendo el tema haciendo a los niños jugar a los soldaditos? No agoto el tema en absoluto, da para mucho.

Max dijo...

Fue una guerra Argentina. Trucha por donde se vea. Le pusimos el compromiso de una carrera de caballos. Cuando el nuestro se mancó rompimos las apuestas y nos fuimos a casa. Los que quedaron tirados ahí quedaron en un lugar que los demás elegimos hacer desaparecer.
Yo tengo familia en un pueblito en el norte de Francia y muchos de las familias locales fueron a pelear y murieron en las dos guerras grandes, y vos pasas hoy por la plaza de un pueblo de siete casas y en el pequeño monumento a los caídos hay flores frescas. Siempre.
Sacrificarte por Argentina no te va a traer nunca nigun tipo de agradecimiento. Todo es simbolico, nada es real, todo se puede dibujar como más convenga (o como menos inconvenga).

Anónimo dijo...

No entiendo los argumentos de la guerra ni el reclamo de soberania. Lo que si entiendo es el juicio de valor negativo a lo ingles (ahora tambien a los norteamericanos).
Las islas estuvieron 17 anios bajo dominio Argentino casi deshabitadas. La hoy Argentina tambien estuvo muchos mas anios bajo dominio espaniol que no reclaman ninguna soberania. La hoy Argentina desplazo a los duenios de las tierras por muchisimos anios y esos duenios tampoco reclaman ninguna soberania. La Argentina organizo campanias del desierto para adueniarse de tierras de gente que no reclama ninguna soberania. La Argentina no es capaz de administrar un territorio rico y vastisimo. Que poblacion no querria adherir a un pais libre, inteligente y rico...

Juan Andrés dijo...

" No hubo resistencia popular, hubo fracaso militar. "
Es fantástica esa frase. Al igual que el resto del artículo.
Me gustó mucho poder leer un análisis más elaborado que la pedorrada que repiten como loros en la tele.

PD: muy buena la foto photoshopeada tmb

Esteban Polcaro dijo...

Una guerra real. Absolutamente Real. Comenzó con un desembarco Argentino de 1000 hombres con ordenes de no matar a NADIE!. Y no mataron a nadie. Se rindieron los 50 marines y el gobernador. La foto de comandos Argentinos movilizando marines prisioneros ingleses con las manos en la cabeza dio la vuelta al mundo!!
-Pero que soberbios estos Argentinos, (dijo la Thacher), ¡Llamá a Reaggan !-
Un tiempo antes (febrero 1982) la junta razonaba: -desembarcamos sin matar a nadie, los mandamos a Uruguay a comer asado (a los marines) y llamamos a Reaggan. Los ingleses no van a venir; hay que sacar una foto con los marines caminando prisioneros, la publicamos en Clarin y llenamos la plaza de mayo!!
La foto dió la vuelta al muuundoooo!!!!! Le tocamos la cola a Margaret.
Y se vino la flota, y se vino la guerra.
Mis respetos a toda persona veterana de Malvinas. Mas allá de la politica ellos la pelearon, no solo los conscriptos, sino los militares, que no todos son Videla o Massera, algunos son tipos de carrera y estando al mando de una compania de regimiento se quedaron para siempre en las islas. Otros seran pilotos de combate que atacaron buques de guerra despues de haber estudiado años como hacerlo y finalmente aplicaron su conocimiento.
Pero finalizando esto con algo analítico: el Nacionalismo Argentino es muy peligroso y si se toma un whisky, ¡ Más!

Related Posts with Thumbnails