domingo, abril 05, 2009

Taos on Alfonsin


My friend Taos Turner, un periodista inteligente y americano, y un ser humano increíblemente amoroso, escribió un buen artículo sobre Alfonsín en su blog The Argentine Post.

Al pasar, rescato esta idea, entre muchas otras:

But it is emotionally, socially and politically significant because his death has reminded Argentines of something that is missing from modern life: respect.

Modern Argentine politics is a brutal, no-holds-barred game of brinkmanship dominated by brute force and the coercive imposition of power. Animosity, not amicability, defines the current political culture. It is an angry game of bitter insults, where politicians question not the logic of each other’s ideas but the personal motives underlying them.


Link: The Argentine Post

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo. Igualmente opino que hay una visión idealizada sobre la postura ética y respetuosa de Alfonsín. He estado discutiendo mucho este tema estos días, no sólo acá también con gente conocida de la vida cotidiana, y considero que se mezcla la (supuesta) personalidad de Alfonsín con su gobierno.

Él habrá tenido sus principios..., pero en lo fáctico, durante su presidencia, dejó mucho que desear.

Sería bueno para el país que ese respeto se pueda plamar en acciones concretas. Eso es fácil de decir, pero necesita una conscientización por parte de todos los ciudadanos. Conscientización para empezar, educación para proseguir.

El respeto, en todos los órdenes. Tema para debatir...

R.P.

Esteban Polcaro dijo...

Podriamos cambiar "Modern Argentines politics" por "Modern Argentines drivers" Ja !!!Animosity, not amicability, defines the current drivers culture.!Ja!
No necesitamos otro martir por favor! Alfonsin el Respetuoso.!

Ricardo dijo...

Ale, por qué no lo escribís en español? Tal vez te parezca obvio que muchos tengamos que saber bien el inglés. Tanto como a mi me parece que tendríamos que saber bien el portugués... ó el chino..je

Anónimo dijo...

que fuerte que esta el chavón!!!

DIOSSSSSSSSSSSS!!!!

manhattan transfer dijo...

Opino que se debe tener en cuenta una cosa: para gobernar hace falta algo más que una postura ética y respetuosa. Es necesario manejar una buena dosis de maldad maquiavélica para mantener el poder y mantener el dominio sobre sus espacios. Por lo menos en Argentina.
Cuando se habla del mal gobierno de Alfonsín parece no tenerse en cuenta ésto. Alfonsín no tenía poder sobre las FFAA a las que se estaba juzgando (recuerden la lentitud pasmosa de Alais para reprimir a Ricco) y éstas (las FFAA) casi conformaban un partido político que se negaba a volver a su papel de subordinado.
Alfonsín tampoco tenía poder sobre los sindicatos que se rebelaban con una fuerza inédita e irrepetible como un brazo más del peronismo (que tampoco se resignaba a su papel de oposición civilizada)
Las leyes de Punto Final y Obediencia Debida le fueron arrancadas a la fuerza por Ricco y sus secuaces y la ley de reforma democrática de los sindicatos fue volteada por diferencia de un solo voto (Sapag de Neuquén). Aún así, con todo eso en contra, fue la hiperinflación la que lo terminó doblegando. Él mismo dijo: "el que para la inflación en Argentina es Gardel".
Luego Menem avanzó y mantuvo espacios de poder aplicando lo que muchos llaman "pragmatismo" con un caradurez, simpatía y desvergüenza que Alfonsín no tenía (la maldad maquiavélica). Recuerden que Menem estuvo sus dos primeros años boyando entre hiperinflaciones que, insólitamente, nadie recuerda. Finalmente, la ley de Convertibilidad de Cavallo terminó salvando al Gran Charlie de la Rioja cayendo como un manto de alivio sobre los argentinos.
Alivio ficticio, como el que trae la morfina sobre el enfermo terminal. Pero alivio al fin.
Cuando muera Menem habrá mucha más gente en su velorio, las colas serán más largas y hasta los puestos de choripanes harán flor de negocio. Es más: lloverá más fuerte y luego habrá un sol radiante. Todo perfectamente organizado pero carente de espontaneidad.

Alejandro Rozitchner dijo...

Ricardo: porque no tengo tiempo. Además, hay que ir aprendiendo inglés.

Anónimo dijo...

Sí Manhattan; me hubiera gustado ver al "carilindo" de Taos viviendo en la Argentina en la época de la hiperinflación o cuando había desabastecimiento (por ejemplo, de combustible: hora y media de espera para llenar medio tanque...). Imaginate si en aquel entonces hubiera querido llamar de algún teléfono público a EE.UU....., me parece que su imagen respetuosa se le hubiera ido a la merde...!

Igual, como met´´afora no está lo que dice y sostengo lo que dije al principio: el respeto hay que saber aplicarlo, al margen que también hay casos en que seguramente tiene que prevalecer cierta astucia que Alfonsín (y los radichetas) no tuvieron.

Saludos!

R.P.

Ramiro dijo...

I agree with Alejandro, Ricardo you should learn to speak in English, being if not the most spoken language in the world, probably in the top 2. It is the language of business my friend. Take Care Ricardo,
Ramiro

tAtA dijo...

si anónima!!! midió!!!
Taos: echame alcohol y prendeme fuego...!!!
matame si no te sirvo...!!!
despacito, suavemente, ámame en cámara lenta...!!!

Jole dijo...

Cuando vuelven las sabidurías?

Taos se argentinizó!

Decir que otro tiene el poder es el acto con el que se lo damos. A.R.

Ricardo dijo...

Obrigado Ale y Ramiro! al no leer en inglés quería saber si Taos había rescatado de la gestión de Alfonsin la relación con Brasil, porque hoy día, es nuestro principal socio comercial y estratégico. Y el el futuro, bueno, en el futuro veremos cual será la moneda y el idioma comercial... Les juego una apuesta, pero no en dolares...

Anónimo dijo...

Eso pasa en todo el mundo, no sólo en Argentina.

S.E.

Dexter dijo...

A mi no me gusto Alfonsin. Le puse mi voto y me creí bastante esa dialecta de etica democratica. Pero los 80 fueron bastantes oscuros económicamente.La hiper fue una experiencia muy funesta.
Ahora, cuando ví a Alfonsin en su ataúd, con su bastón de Presidente, me acordé de Tutankamon, con sus manos cruzadas sobre el pecho sosteniendo sus simbolos de Faraón.
¿Es Alfonsín el faraón de la democracia Argentina?.
Alfonso parece que se volverá símbolo.Personalmente opino que hay que hacerle fuck you a ese símbolo, no a su memoria.El versito de la sacralidad de las instituciones democráticas es una falacia abstracta. Si realmente queremos que pertenezca a la sociedad, debemos entonces elegir candidatos que no sean Peronistas ni Radicales. Estan demasiados acostumbrados a esconderse detrás de símbolos sagrados.

Related Posts with Thumbnails