martes, marzo 31, 2009

Alfonsín


Es como un abuelo, un poco lejano aunque estuviera al lado, como de otra época. Como político tal vez habil, pero también haciéndose un poco el Irigoyen, en el mejor estilo radical, formal al expresarse, con una seriedad pasada de época. No lo aprecio ni lo detesto. Me resulta más querible su hijo, con la mirada triste y una horrible tragedia a cuestas (la muerte de la hija en el colegio, por la rotura de un vidrio).

Pero fue una alegría verlo ganar en el 83, derrotando a los peronistas. Un héroe electoral, al menos aquella vez...

¿Cómo lo ven a Alfonsín?

64 comentarios:

Natalia, la capricorniana alegre dijo...

Como el tipo que nos llevó a la hiperinflación.

Y encima ahora todos lo ven como un héroe.

En fin, como todos los radicales, habla más o menos lindo pero, al fin y al cabo, inoperante.

Sine Metu dijo...

Aunque en este momento sea duro decirlo, lo recuerdo por su discurso de despedida:

No supo, no pudo, no quiso

Gabriela dijo...

Lo recuerdo con mucho respeto, y eso es mucho más de lo que puedo decir de otros ex-presidentes.

Anónimo dijo...

El tiempo y la historia lo van a reconocer. A pesar de sus errores (algunos muy graves) ha sido el mejor presidente desde el 83' hasta acá.

S.E.

Alejo dijo...

Es un tipo que se llena la boca hablando de democracia y demás pero cajoneaba expedientes en el Senado tal como el lo critica, dejó a Argentina en la peor inflación de su historia, se tuvo que ir varios meses antes porque el país estba predido fuego.
Un presidente que no tuvo ninguna capacidad para dirigir un país.
Siento lástima que con el paso de los años se lo trate como un gran presidente ya que fue un inútil.
Hay que esperar unos años y De La Rua será considerado como un gran estadista.
Los argentinos no tenemos memoria.

Max dijo...

Yo a los políticos los quiero cuando son buenos dirigentes, no cuando son queribles. La política Argentina entre el paternalismo y el populismo impulsados principalmmente por el peronismo ha llevado a tal punto la significancia de la "queribilidad" de los candidatos en detrimento de su capacidad en funciones que ya tengo un reflejo, los políticos cuando tratan de ser o son queribles me dan asco.
Vos queres un capitan que te abraza y llora con vos en medio de la tormenta o que sigue en cubierta timoneando el barco?

Anónimo dijo...

Fuè un ignorante con suerte.
Un abogado de Chascomùs, sin el menor atisbo de modernidad, del resto del mundo, con ideas arcaicas y fracasadas socialistas.
Por supuesto, su voz de cura de pueblo, guitarrista de comitè, hipnotizaron a una sociedad ignorante como èl.
Se tuvo que rajar por toda esa inutilidad, nos dejò la hiper, luego de alinearnos con los fracasados del mundo.
Tuvo la "suerte" de que le tocò ser el primer presidente luego de los militares y eso lo vistiò de un halo de fantasìa, sin merecer nada por propios atributos.

Saludos,

Anònimo Juan

Anónimo dijo...

Yo tengo una Ambivalencia con alfonsin: por un lado lo respeto porque hizo mucho por la recuperacion de la democracia.incluso en epocas dificiles de la dictadura el puso el pecho con sus recursos de Habeas corpus, mientras los Kirchner, que ahora levantan la bandera de los derechos humanos,en esa epoca hacian negocios en la patagonia con los militares y se enriquecian.(esto es algo que no se dice).Pero por otro lado lo veo como al tipico politico radical del estilo de De la Rua, ineficaz,inoperante que dejo al pais con una gran inestabilidad alla por 1989 y ademas es el responsable del estado actual de la UCR, unico partido que le podia hacer frente al peronismo y que de no haber sido dilapidado hoy seguiriamos teniendo un sistema bipartidista como en cualquier pais verdaderamente republicano. en fin, concluyendo, tengo sentimientos mezclados.

Hernan

Jacques dijo...

Yo lo veo como un político más primermundista, incapaz de actuar en las violencias que surgieron durante su mandato.

Martin dijo...

Lo veo como un lider con muchas virtudes y muchas agachadas. Pero cuando lo veo con su saco gastado y sus costumbres de toda la vida me emociono frente a tanto imbecil que usa trajes de 1000 dolares para aparentar lo que no le importa a nadie Un digno el viejo Respetable a toda hora

fierro dijo...

Alfonsin, a través del Pacto de Olivos -que le sacó a Menem para que pudiera seguir con sus tropelías- y la Reforma Constitucional de 1994 logró transformar la Constittución liberal de Alberdi en una de tipo colectivista.

La introducción de los derechos positivos es decir aquéllos que pregonan que "la necesidad genera derechos". introdujo la conflictividad social -lucha de clases- como forma de convivencia.

La consecuencia: cada vez hay menos ricos más ricos y más pobres, más pobres. La forma de ascenso social es la prebenda y no el trabajo.

Es un traidor a sus propios ancestros gallegos que vinieron a la Argentina con un proyecto de país que les permitió a éllos, prosperar y a él, estudiar, ascender socialmente y transformarse en presidente.

Durante su presidencia trató de aliarnos con todos los perdedores del mundo, lo que facilitó que el puesto de privilegio que había logrado la Argentina en el mundo por el trabajo de sus habitantes, fuera ocupado por Brasil. con una política mucho más coherente y de inserción en el mundo.

Como todos los colectivistas estuvo preocupado por repartir la riqueza que no saben generar.

PECHITO ARGENTINO dijo...

Cuando ganó yo tenía 15 años, no votaba aún pero viví a pleno el vértigo de aquella época, y me alegré de que ganara.
Después fue enterarme de que Los Reyes Magos no existían y que Papá Noel era un gordito borracho atascado en la chimenea.
Fue una de las primeras frustraciones de mi vida: Punto Final. Obediencia Debida. Iperinflación. Desocupación y Raje antes de tiempo por la puerta de atrás. No conforme con eso propició años después la reelección de Carlos Menem en un pacto siniestro realizado en nombre de quién sabe quién. Y todo esto esgrimiendo los valores de la democracia.
Yo ya no lo odio, pero sí que lo odié. Veinte años después veo a un viejito enfermo, tal vez a punto de morir, que a pesar de todas las cagadas que a mi juicio se mandó, muchos siguen ponderando y hasta consultando.
No quiero hacer leña del arbol caído, pero me parece que de haber hecho las cosas como debían hacerse nos habríamos ahorrado la década nefasta que le siguió.
Fue una oportunidad perdida. Un sueño quebrado. Una ilusión marchita.
Así es como lo veo

Esteban dijo...

Algunas ideas deshilvanadas:

A mi no me resulta intrascendente.
Me parece un personaje extremadamente importante.
Ese análisis acerca de la seriedad está hecho hoy.
Pero en ese momento... el momento era complicdo como para relajarse
y hacer chistes: el tipo vivía como el correcaminos, con un montón de coyotes
en el piso de abajo serruchándole el piso. Venía de 20 años de ser minoría en
su partido, y sus seguidores vivían cagándose a piñas con los peronistas en
cada pared que querían pintar. Y además ... es un gallego cabrón, asi que
mucho chiste y pose decontracté no le podemos pedir...
Alguien podría argumentar que son las reglas de la política pero creo
que estaban un poco llevadas al extremo.

Después de él, nadie fue capaz de liderar ese espacio ni esas ideas.
Nadie pudo llevar a la UCR al siguiente paso:
que pueda liderar y gestionar en lo cotidiano.
Cuanto de ese es responsbilidad del propio Alfonsín, no lo sé.

Creo que a su alrededor muy pocos tenían su altura intelectual
y su empeño o tozudez.
Si hacemos la lista de nombres, es triste:
Nosiglia, Changui, Fredy, Jesus, Moreau...
todavia andan robando por ahí, como si fueran miembros de
un club en el que juegan a ser políticos.
Campeones de la inmovilidad, se montaron en la posmodernidad
para no hacer nada. Toda la vida detrás de los pantalones de Alfonsín,
con pobreza mental y cobardía.
En su momento a él también se les quemaron los libros económicos
junto con los de los que lo acompañaban desde los '60.
En ese momento empezaba a cocinarse lo que vendría después .
Ya era un choque mental entre nuevas y viejas ideas.

Por otro lado, tuvo un montón de acciones de desarrollo de largo plazo
que luego Domingo Felipe se encargó de destruir, y por lo tanto, llenar los
laboratorios de tecnología de EEUU y Europa de gente con una formación excelente
y a punto para desarrollarse en un ambiente productivo.

Encarna ciertas ideas que en ese momento eran necesarias y que si no se daban en ese momento,
no creo que hubieran vuelto a aparecer y el asunto por acá sería todavía mas oscuro.

No coincido con la opinión de Alejandro, creo que su hijo
siempre hizo de "hijo de".

Ricardo dijo...

Como a un tipo que habló de democracia y de la Constitución Nacional cuando pocos sabíamos lo que era.
Que cometió el enorme error de pensar que la democracia por sí sóla era suficiente para resolver todos los problemas, y que despreció en forma inconcebible a la economía como parte del arte de gobernar...
Pensó que hablar de déficit fiscal por ejemplo, era incompatible con derecho humanos.
Diría, la contracara de los falsos liberales, que creían que todo era económico y desdeñaban la institucionalidad.
Sin dudas, quedará como un gran demócrata.

Anónimo dijo...

Yo también lo veo como a un abuelo, porque hasta físicamente se parece a mi abuelo! Yo lo estimo y me da pena verlo morir. Cuando él ganó las elecciones yo sólo tenía 10 años pero me alegró porque me parecía mejor que ganara él y no los señores que quemaban cajones de muertos (ese era mi pensamiento a los 10 años. No me equivoqué). Creo que hizo lo que pudo, y está bien, fue lo que le tocó en ese determinado momento histórico. Todo lo que vino después fue empeorando, hasta llegar a lo que tenemos hoy. Como dice Aguinis en su último libro (panfleto lo llama él), la sensación fue descendente, como un tobogán diarreico. Me desvié del tema. Nada. Lo estimo. Hizo lo que pudo y se animó a enjuiciar a la Junta como no se hizo en otro país y como no ha hecho ningún pregonero de los derechos humanos actual. Y pacificó al país. La economía era un desastre? Y bueno, si, ahora también y encima tenemos que bancarnos a semejante bodoque. En general soy de las que recuerdan las cosas buenas. Le deseo que tenga un buen pasaje al otro mundo. Pato.-

Cintia Fritz dijo...

Yo, cada vez que lo veo, tengo ganas de abrazarlo. Me da abuelo absoluto...

fierro dijo...

El abuelo de Alfonsín, hoy, probablemente, le hubiera dado una patada en el c.

fierro dijo...

Aclaro que yo lo voté.

Me alegro de haber tenido la oportunidad de hacerlo, aunque me haya equivocado.

Hay que reconocerle también el mérito a Thatcher por esta cosa de elegir "algo" cada dos años -más o menos- que nosotros llamamos "democracia".

tibu dijo...

Cuando ganó em 1983 tenia yo 16 años, en mi casa estaban todos felices, sobre todo mi viejo que era radical.

Recuerdo en el Colegio haberlo defendido hasta las tompradas, sus discursos levantaban hasta los muertos, tuvo las pelotas para enjuiciar a la Junta cuando los milicos tenían poder, popició el Mercosur (quizás la unica política de Estado que trascendió a todos los Gobiernos desde el 83'). Recuerdo también el "...a vos no te va tan mal gordito..." genial!!!!....Luego del Plan Autral comenzó a decepcionarme (es justo decir que los peronistas le hicieron la vida imposible...13 paros generales de la mano de Saul Ubaldini)...se equivocó feo con el Pacto de Olivos, y creo que le hizo mucho daño a la UCR, nunca la dejó evolucionar más allá de su figura y creo tiene mucha responsabilidad en lo que es hoy...poco mas que una ONG...

Pero más alla de sus errores, fue de lo mejorcito que nos gobernó desde Frondizi.

Saludos

Elio

Paolo dijo...

Lo que más rescato es su respeto por las Instituciones, la democracia y las normas republicanas. Pero su gestión fue un fracaso, está demasiado lejos de ser un estadista, un mediocre en su función. Tuvo algunos aciertos, algunas buenas propuestas, pero demasiados errores.
No coincido con el anónimo que lo considera el mejor presidente desde el ´83, para mí el mejor fue lejos el turco, pero también lo considero el peor. El turco generó obras fundamentales para el crecimiento y desarrollo, pero también vendió YPF y Aerolíneas. Por lo tanto lo ubico en los 2 extremos, en cambio Alfonsín, fue un mediocre desde todo punto de vista hasta el 94, de ahí en más fue impresentable y la Patria se lo debería demandar.

Saludos!

Anónimo dijo...

Yo lo recuerdo como a un radical, o sea, irremediablemente cagón.

Susodicho

Victor dijo...

Por el momento que está pasando, como homenaje rescato la alegría verlo ganar en el '83.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Pésimo presidente.

En lugar de reinsertar a Argentina en el mundo (luego del descalabro de Malvinas), intentó todo lo contrario, aislarla, y afiliarla al penoso grupo de los "no-alineados".

Destruyó la UBA, al impulsar -a través de sus acólitos- el demagógico "ingreso irrestricto", y la obligatoriedad del CBC, pensado para que antes de empezar cualquier carrera, pierdas un año para que tres barbudos te enseñen que Marx era un fenómeno.

Su manejo de la economía -y sus sucesivos "planes"- fue tan malo como el de los Kirchner, con el agravante de que el contexto internacional no era favorable para el país.

Pese a que algunos lo ven (insólitamente) como un gran "demócrata", lo cierto es que mantuvo en el Estado a todos los canales de televisión, y prohibió a varios periodistas y artistas (caso Mirtha Legrand).

Cuando perdió las legislativas del '87, intentó cambiar de rumbo y privatizar algunas empresas, con Terragno a la cabeza (por cierto, una persona mucho más valiosa que Alfonsín), pero no logró vencer la resistencia del peronismo, que obviamente quería quedarse con esos bocatos di cardenale.

Si esta reforma del Estado la hubiera comenzado antes, podría haberse realizado de un modo mucho más limpio (y positivo para el país) que el que empleó Menem, al rifar todas las empresas estatales al primer oferente -extranjero- que se le cruzara (y le tirara una buena cometa bajo la mesa).

Que Menem, De la Rua, Duhalde y los Kirchner hayan sido también malos (algunos más, algunos menos) no lo hace mejor a Alfonsín, que pretendió personificar el "tercer movimiento histórico", y apenas pudo ser protagonista de escándalos nunca aclarados como el copamiento de La Tablada, o de sucesos que empobrecieron enormemente a la población, como la histórica hiperinflación disparada en febrero de 1989.

Por si faltara algo, volvió en el 94 para perpetrar el nefasto Pacto de Olivos, que aún hoy estamos lamentando.

En el caso de Menem, y más allá de los errores que cometió (muchos), hay muchas cosas para rescatar. En el caso de Alfonsín, no logro encontrar decisiones positivas.

En suma, pienso que no le debemos absolutamente nada a Alfonsín.

Anónimo dijo...

Lo voté porque la alternativa era completamente indecente por aquel entonces. Recuerdo los primeros dos años donde cundía un relativo entusiasmo..., digo relativo ya que los radicales echaron de las Universidades mucha gente capaz y metieron de los suyos. Aclaro que esa gente capaz no era pro-milica, ni nada por el estilo.

A parte de ese "fulgor" democrático de los primeros dos años..., después INOPERANCIA absoluta, el austral el plan primavera y toda una serie de burralidades..., que condujeron aún más hacia la maldita especulación y la avivada argentina.

Sin olvidar, el pacto de Olivos, su incapacidad para manejar el tema de los milicos, etc.

En fin, como la mayoría de los radicales: defectuosos,corruptos e inoperantes. Ni siquiera las cosas malas le salieron bien.

Le deseo una "buena muerte" como a toda persona, no le tengo rencor y me acordaré de él como el primer presi después de la dictadura.

El resto, lamentable...

R.P.

esdecirdecires dijo...

Yo nací en democracia.

No es tarea fácil ser presidente de un país. Y el caso argentino, por aquel entonces, tenía una particular dificultad. Este "abuelito" se calzó los pantalones y se puso al frente de una Argentina en llamas. Eso lo hace hoy, indiscutiblemente, símbolo de la democracia (les guste o no a radicales, alfonsinistas, socialistas, macristas leninistas jaja, o peronistas -la misma Kris el año pasado lo conmemoró en ese sentido-). No la creó, no la reconstruyó ni la fortaleció él como persona. Pero sí fue un bastón para aquella Argentina renga...

Creo que es exagerado el heroismo que muchos le atribuyen. Sí, el tipo tuvo el coraje de emprender la difícil tarea presidencial, agravada por el marco de aquel saliente autoritarismo. Pero lo hizo con avances, retrocesos, aciertos, errores... Tuvo de todo. Pero bueno, al fin y al cabo es un ser humano.

No sé, desde mi punto de vista los tuvimos peores.

Anónimo dijo...

Lo de la inflación es una idiotez achacarsela a Alfeonsin. LA inflacion se la generaron los peronistas que vivnieron despues.
Yo lo recuerdo como el regreso a la democracia.
Y en donde más coincido con él es que no da ningun crédito a la Doctora Carrio.
Me encanta que sea anticarrio, se da cuenta que esa gorda no puede llegar a ningun lado, mas que a la heladera.

Aguante Alfon


Guido

Anónimo dijo...

Aclaro: cuando digo "una buena muerte", lo afirmo en el sentido rilkeano del término que se relaciona con cierta paz interior. Ojalá pueda vivir con su flía mucho tiempo más.

No obstante, como presidente dejó mucho que desear..., y los radicales que lo siguieron fueron peores aún.

R.P.

Anónimo dijo...

bonito, con cara de Droopy. Cansado.

Monos Astronautas dijo...

es Yrigoyen no Irigoyen. Abrazo

Luis Z. dijo...

Un desastre total. Llevó al país a la ruina económica, un amante de la intervención del Estado en la economía. Encima nunca fue un ejemplo de republicanismo durante ni después de su mandato (Pacto de Olivos incluido que destruyó la Constitución liberal casi perfecta de 1853-60), un tipo bastante autoritario, siempre a disguto con la libre expresión de los medios y, para colmo, rodeado de gente que simpatizaba bastante con los ex y no tan ex guerrilleros (Gorriarán Merlo y Cia) y sus fines, posiblemente él mismo incluido como simpatizante. En conclusión: un tipo que no debió haber abierto la boca nunca más por verguenza propia luego de 1989 y quedarse calladito hasta su muerte. Pero en este país cualquier imbécil opina y es tomado como modelo luego de haber hecho los peroes desastres, y por las razones más nimias. Pero bueno, la media de la gente es muy limitada por definición aquí y en la luna. Es el mundo que nos toca vivir.

Miguel dijo...

Un representante de la mediocridad argentina. Un bueno para nada, salvo para la "trenza" política. Actor de casi todos los horrores de estos años democráticos, desde el gobierno o la oposición. Viejo inaguantable que no titubió en meter preso a un ciudadano por haberlo críticado en un acto público, despues de amonestarlo desde el palco con aquello de "a vos no te va nada mal gordito". Un personaje nefasto y un presidente de cuarta.

Gabriela dijo...

Con todo respeto, creo que muchos de los comentarios anteriores están culpando a Alfonsín de un hecho que lo trascendió: Argentina es (hasta ahora, después veremos si tenemos la inteligencia y la osadía de cambiar la situación) un país del tercer mundo. Como presidente de un país del tercer mundo no se le ofrecían muchas opciones, y creo que a él lo voltearon con un golpe económico porque no quiso en su momento elegir un camino que luego vimos que resultó nefasto.
Yo me quedo con el Alfonsín que nos habló de la constitucionalidad, que promovió el juicio a los genocidas (cosa que muchos gobernantes de otros países no se animaron a hacer) y que trató de defender sus ideales como mejor supo y pudo dentro de las circunstancias internacionales que los que manejan el mundo eligieron para nosotros.

Anónimo dijo...

No Gabriela: dejemos de echarle la culpa siempre a los demás..., lo que vino después de Alfonsín no fue mejor, pero al menos más coherente.

Alfonsín fue un demagogo, un presidente de cuarta en un país de cuarta. Basta de justificar gobernantes mediocres so pretexto del imperialismo, etc. Todo eso es en parte cierto..., pero sólo en parte y no nos justifica para nada.

Siempre los radicales tienen la misma estrategia: "no nos dejaron gobernar", "nos hicieron paros", "nos apuraron", "la hiperinflación venía de antes o nos manejaron económicamente".

Pregunto: ¿para qué se postulan entonces? O no se postulen.., o si se postulan (y ganan) ASUMAN lo que hicieron.

Estoy harto de llorones de décima que le echan la culpa a los demás...!!

Por favor, tratemos de entrar en razones.

Lo que dije antes, un presidente que ejerció un mandato lamentable...

R.P.

Anónimo dijo...

a sacarse el sombrero ,estamos en presencia de unos de los ultimos caballeros de la politica...

Demian Forestiero dijo...

lo veo como un politico argentino, uno de los mas presentables, con gran sentido moral. Con la ley en la mano se atrevio y estimulo el juicio a las juntas sentando un precedente. promovio la CONADEP integrada por ilustres argentinos entre ellos Sabato. eso seria lo bueno, tuvo muchos errores. creo q va ser recordado como uno de los emblemas del retorno a la democracia.

Gabriela dijo...

Anónimo, agradezcamos que alguna gente todavía sigue postulándose, al menos intenta (y a veces logra) ser un contrapeso ante determinadas circunstancias.

No fue mi intención defender al radicalismo como partido político, porque para nada soy radical. El partidismo ingenuo (adherir a un partido político -o criticarlo- como hace el hincha de un equipo de fútbol) le hizo mucho mal a nuestro país y defraudó a muchísimos votantes.

Por otra parte, alabar la coherencia de "lo que vino después", por el solo hecho de ser coherente (cosa de la que no estoy tan segura), puede ser un arma de doble filo. Bush también fue coherente con ciertas ideas y miremos donde está el mundo.

Natanael dijo...

Es un tipo que se lo puede criticar por sus errores, pero que es uno de los pocos que no está sospechado de corrupción

Anónimo dijo...

Estimada Gabriela: la coherencia política no es sinónimo de un buen gobierno, pero sirve al menos para que los que siguen sepan lo que no hay que hacer. Si los republicanos hubieran ganado posiblemente también retirarían sus tropas de Irak y harían un "mea culpa" de muchas acciones del gobierno de Bush. Eso no pasaría porque son buenas personas sino, simplemente, porque hay una presión pública que se los exige.

El problema (o uno de los tantos) que tiene nuestro país es que presidentes como Alfonsín nunca reconocen sus errores. Al margen que asumió en un situación difícil y fue el primer presi democrático después de los milicos (eso lo rescato, al igual que otras cosas que subrayan algunos de los participantes de este blog), nunca hizo un "mea culpa" de nada.

Tuvimos que sufrir una terrible hiperinflación, un pésimo manejo de la situación social, una radical incapacidad para administrar las empresas del Estado (¿te acordás de los cortes de energía a principios del 89?), etc.

No solamente que no reconoció errores, sino que metió su "patota radical" y prepotente en diversos ámbitos (entre ellos académicos) y fue un demagogo de cuarta (plan trabajar, corrupción, etc).

De todos modos, si se hubiera quedado callado (retirado) después de su mandato, su imagen habría sido más pudorosa. Pero no, ávido de poder, con ideas caducas (boludeces del tercer mundo, imperialismo, siempre el enemigo que nos quiere invadir, etc), asesorando a todos los chupasangres rencorosos y anhelantes de poder...

¿a este personaje vamos a ponderar?

Fue un político más que llevó a la Argentina a la quiebra, un político con ideas VIEJAS, llenas de resentimiento, demagogo e incoherente.

Un presidente para una Argentina que no me gusta, con la que no me identifico y que considero que merece cambiar.

Dejemos de tenerle consideración al "abuelito" ya que no por ser abuelo se es necesariamente bueno.

Por favor, "construyamos a la Argentina": ¡basta de retrógrados!

Saludos y buena cena!

R.P.

Jole dijo...

Como un argentino clase media de centro izquierda tipico, buenudo! Creedor que el bien se logra bajando el tono de voz e insistiendo (como la publicidad de "no usen el celular cuando manejes") y fiel creedor de que la ignorancia y la incapacidad es una virtud! Ayyy pooobre no pudo terminaaaarrr!!! Menem malo, Alfonsin Bueno! Que ispa papa!

Anónimo dijo...

Me acabo de enterar del fallecimiento de Alfonsín. Dejo a un lado mis comentarios y me solidarizo con sus allegados.

R.P.

Paolo dijo...

Me genera demasiado rechazo que después de muertos sean todos santos, Alfonsín arruinó la Constitución, traicionó a su propio partido, abandonó a De la Rúa hasta la misma traición, etc, etc, etc, Pregunto entonces porqué tanto pésame???
Lamentablemente la Patria solo te padeció y nunca te juzgó por tus nefastos errores, pese a que en tu jura así lo solicitaste; espero que Dios sí lo haga.

Saludos!

Anónimo dijo...

Anònimo, me sumo a tu posteo con Gabriela y por supuesto acuerdo con vos (yà postee arriba).

Me tiene harto el justificar todo en èste paìs.
Paìs de fracasados justificadores.

Còmo alguien dijo arriba...para que joraca se postulan? (jeje en relidad ya sabemos, muchachos).

El argentino medio, entre ignorante, resentido y lloròn (tipo amante del fracaso, a lo tanguero), cuando pierde, cuando es un desastre gobernando, las cosas no salen (por su ineptitud e impulsos de decisiòn emocionales), se relame las heridas de la derrota.

Llora entonces, porque las "condiciones" no le fueron propicias.

Alfonsìn es un Malvinas de la polìtica.

Puro bochinche ganador (llegò la democracia!!!) y luego, con polìticas de mente tùnel, aprendidas en el cafè, el comitè, leyendo a Sartre y Marx, se pretende revolucionar la Historia argentina.

Eso yà lo habìa logrado hace 150 años, la generaciòn de Sarmiento y Alberdi y seguimos haciendo lo contrario.

De allì al fracaso, sòlo un paso.

Porquè? Simplemente porque por capricho emocional, e ignorancia testaruda, sòlo se logran desastres.

Alfonsìn, un emblema de todo eso.

Repito, no se parece toda nuestra historia ùltima?

El tuerto, un tipo alatanero, banana, compadrito (y un duro en el arte de arrugar, Jorge Asìs dixit), con una imagen positiva para los amantes de semejante vivillo, de un 70% (no importò la guita afanada de Sta. Cruz), hoy como capitàn, insiste en estrellarnos el barco.

Alfonsìn no fuè lo mismo con su empecinada, mular insistencia en un megaestado, en un colectivismo fracasado? En algo que el resto de los pàises existosos habàn abandonado?

Encantaba su guitarreo, no importaba su eficacia.

Al final, la fuerza de gravedad termina hacièndonos caer el ladrillo en la cabeza.

No se repite nuestra obra teatral de drama lacrimògeno en forma constante?

No es hora que admitamos quienes son unos ineptos, inservibles chantas, hipnotizadores de masas emocionales?

Desde cuando un tipo sin pasado, que ni siquiera sabe manejar un kiosko, crear una empresa, entender de producciòn, y sòlo con teorìas de cafè, puuede gobernar una naciòn?

La culpa es de una sociedad tan parecida a ellos, quizàs para tener letra de eterno tango, en lugar de pasar a la adultez, hacerse cargo de los errores y con racionalidad, apartar a los inùtiles de los capaces.

Saludos,

Anònimo Juan

Anónimo dijo...

Con todos sus errores no hay NINGÚN político actual que se acerque a Alfonsín y mucho menos ninguno de los presidentes posteriores (Menem, De La Rua, Duhalde, Kirchner). Más allá de sus defectos y errores, era ético, cosa que ninguno de los actuales políticos puede decir.
Quisiera saber que hubiera hecho cualquiera de los presidentes posteriores en la época que le tocó vivir a R.A.
S.E.

Ariel - Pque Leloir dijo...

Ante tanto discurso banal quiero mencionar mi recuerdo y gran afecto por un verdadero democráta que nos acaba de dejar, Don Raúl Alfonsin, del cual muchos deberían aprender a comportarse en la vida y en la política. Dr. que Dios lo tenga en su gloria.

Mauricio - Parque Leloir dijo...

La Hiper y el acelerado desgaste de Alfonsín se lo debemos entre otras cosas a esa característica que tenemos como país: el canibalismo civico. Si los radicales no pueden terminar sus mandatos es porque carecen del aparato patoteril y mafioso que monopolizan los buenos muchachos pernoctistas. Que les ganes una eleción nunca te lo van a perdonar y tarde o temprano llega la factura. Alfonsín pecó de muchas cosas, ingenuidad política, desconocimientos económicos, lecturas algo desplazadas del escenario mundial, pero creo que nadie le puede atribuír vocación de deshonestidad, cosa que los siguientes presidentes han exibido casi con orgullo.
Señores de pié, se ha ido un hombre honesto.
Dr., mis respetos a su figura y a su familia.

Dionisio Onfray dijo...

Es paradógico que en un Blog que tiene al entusiasmo como eje motivador la mayoría de los comentarios sobre Alfonsín hagan referencia solo a la parte negativa de su presidencia. Alguien llegó al extremo de llamarlo inoperante (Natalia, la capricorniana). Quisiera saber qué clase de inoperante es aquel que anuncia que va a juzgar a las juntas militares mientras éstas todavía gobernaban y después se anima a hacerlo.
Y no sólo a las Juntas. También ordenó y ejecutó la detención de jerarcas montoneros y otras basuras como López Rega y allegados. Después, Charly el Riojano, borró todo de un plumazo y nos llevó a tres hiperinflaciones más en sólo dos años de ejercicio. Pero algunos solo recuerdan la hiper de Alfonsín.

Cada vez me convenzo más de que una gran mayoría de argentinos se merecen vivir bajo una dictadura.

Gabriela dijo...

Anónimo, no voy a seguir con este intercambio de ideas porque:
1) estamos excediendo el tema propuesto por el propietario del blog
2) implicaría dar mi opinión sobre cómo acontecieron algunos sucesos en el país y sus responsables, y no estoy dispuesta a hacerlo en este lugar porque estoy poniendo mi cara, con todo lo que eso implica
3) me remito a mi primer comentario como homenaje a la memoria del primer presidente democrático que conocí
Saludos!

Monos Astronautas dijo...

Creo que entristece su perdida porque fue la expresión de una posibilidad.

Jole dijo...

Estoy armando el primer diccionario Ingles-Español!

Lo que en Arg se llama "buen tipo" en EEUU se llama "loser"

Anónimo dijo...

Soy liberal. Estoy en las antipodas del pensamiento de Alfonsin y todos los radicales. Pero cuando me enteré de su muerte, lloré.
No pongo el nombre porque no quiero admitir que soy tan maricón.
A todos los que le adjudican la obediencia debida y el punto final, les recomiendo el libro del autor de este blog: "Amor y pais", donde dice algo del estilo ¿Con que armas ibamos a defender la democracia?, en el contexto de que nuestra democracia nace del fracaso de la guerra y no como triunfo nuestro. Al tener un comienzo tan debil, no teniamos fuerza para mucho mas, bastante que no tumbaron el gobierno.

Germanico dijo...

No soy alfonsinista. No obstante, y no porque haya muerto, creo que su mayor mérito fue ser fiel a lo que creía e intentar realizar un "sueño argentino", si alguno hay.
Y creo también, sobre todas las cosas, que Argentina es (y ha sido) un país tan difícil de gobernar que a veces antes que hombres pedimos superheroes.

Saludos

Anónimo dijo...

Coincido bastante con el comentario de Dionisio Onfray, sobre que es paradójico el hecho de que desde un lugar que propicia el entusiasmo como elemento positivo, la mayoría de los comentarios que puedan hacerse en este momento sean tan negativos, más allá de todo lo que se le pueda criticar a Alfonsín. Me suena a que todo el mundo quiere ser hipercrítico, aquella condición que el dueño del blog cuestiona a menudo. No sé, el ver recién por TV las imágenes de Alfonsín hablando ante tamañas multitudes me llenó de nostalgia. La gente sentía entusiasmo en ese momento. Yo tenía 12 años por ese entonces. Me siento bien por tener los ojos húmedos sin ser alfonsinista. Saludos Alejandro, sigue estando bueno leer y opinar en tu blog.

José, de Laspiur

Anónimo dijo...

Me identifico con el post de 11:29 aunque no creo ser un liberal entero. Leí todos los comentarios y estoy de acuerdo con muchas críticas que se le hacen a Alfonsín, menos con los que se empecinan en tratarlo, anacrónicamente de ciego, de no ver el mundo maravilloso que se perfilaba..." Creo que fue un chicato y no vio muy claro lo que se avecinaba, pero parece que todos los que escribieron aquí se olvidan que en 1989 tiraron el muro de Berlín y en ese momento desaparece políticamente. Es que Alfonsín es el último exponente de una raza de políticos que, sí, ahora nos parece anticuados, fuera del tiempo. Por ejemplo; no robaba. No digo que los radicales no hayan robado, pero Alfonsín no lo hacía y eso es algo que ahora no tiene mucho valor, es cierto. Eso no construye países ni le da de comer a los pobres, pero lo señalo. Otra cosa. Leo que muchos le endilgan a Alfonsín cierta terneza como si el hombre no supo poner las cosas en su lugar. No puso bolas. Claro, él vivió una época en la política se arreglaba a los balazos. Eso no lo entiende quién no lo vivió. Yo estuve en la famosa plaza del Felices Pascuas y la Casa está en Orden y cuando vino el Punto Final y la Obediencia Debida, también putee.. Pero Alfonsín ahí no estaba haciendo política de comité: estaba tratando de que no se armara un tole tole y volvieran los balazos. Creo que se empecinó en creer que con la democracía se podía comer, educar y ser felices. Eso sabemos no es cierto, es una ingenuidad, pero hasta que él no aparece en este país nadie hablaba de democracia. La democracía era un argumento arrojadizo con el cual se tiraban los peronistas y los radicales también. Unos diciendo que ganaban las elecciones y los otros apoyando a quienes prohibian al peronismo. El sí comenzó a fijar ciertas pautas que es cierto, tampoco cumplió absolutamente, pero gracias a él ahora levantamos la voz cuando un gobierno dice que quiere sacar una leí contra el periodismo... No voy a negar cometió muchos errores pero hay cosas que se malinterpretan. El Pacto de Olivos todos lo ven como el causante del desastre... no lo veo así. Me parece que es la respuesta que da ese político de la vieja escuela a un asunto que podía herir tanto a las instituciones que realmente no valía la pena seguir negándole a Menem la reelección. Lo que más bronca me da es que la mayoría de los que critican a Alfonsín por el pacto de Olivos en este post, por lo que dicen de Menem tengo que pensar que lo votaron en 1985.
Seguro que hubieramos querido tener después de la dictadura a esos políticos que parecen mandados por el destino para guiar la nave del Estado hasta buen puerto. No, no lo tuvimos y es así, pero también existe un lamento casi infantil de que este es un país de m... y que todo es de cuarta que me parece exagerado. No soy un optimista tonto, ni creo que Alfonsín fue lo mejor que nos pudo pasar, pero fue lo que nos pasó y así como creo que el peor defecto de Alfonsín fue esa camaradería radical que hundió a su propio partido, también creo que trató de no mentirnos y también trató de cuidarnos. Ahora mienten y sólo quieren sobrevivir y como ya dieron claras señales parecen preferir provocar una guerra civil o abandonar el poder a dejar su mínimo y mierdoso poder. En cambio, Alfonsín, que dio un paso y a veces retrocedió tres o cuatro, siento que lo hizo para preservar cierta paz de la que estabamos muy necesitados en los 80. Nunca lo voté; incluso me considero un peronista zen, pero su enfermedad y su muerte la sentí como si se tratara de una persona próxima y querida.
Fernando S.

Jole dijo...

Los militares se retiraron solos, 5 años, desastre y se fue antes, UN DEMOCRATA!

10 años y 6 meses, recibió un desastre, estabilidad y democracia sin el minimo riesgo de perderla, entrego la banda presidencial de pie, en un acto oficial, con una sonrisa, UN DEMONIO!

Para que vas a ser capaz? mejor se un boludo y te van a amar una gran cantidad de nadies!

Esteban dijo...

Leyendo muchos de estos posts, pareciera que Alfonsín recibió el mando de los EEUU de Clinton y lo entregó en una situación similar a la de Bush hijo.

Creo que fue el primero en desarmar la violencia política después de 63 años de locura total en la política argentina con una postura pacificadora y civilizada.
Eso ya es muy importante.
Acabo de leer en Clarín la nota de despedida de José Sarney, agregando mas sobre esto pero en un plano continental.

Corporizar en él toda la lista de plagas me parece una locura. Si él arruinó al país, ¿entonces en el '82 esto que era?...¿¿¿ Suiza????

Nadie puede negar que en su gobierno se cometieron grandes errores. Entre la lista de nefastos que lo rodeó podemos agregar a Machinea. Por otro lado, no coincido con quienes le reclamaron silencio después del '89. Si el no salía a las puteadas, la UCR habría dejado de existir mucho antes. El turco se hubiera fagocitado en 3 meses a De la Rua y Angeloz, tal como hizo con otros partidos.

La reelección del '95 la votaron tracacientos millones de personas. ¿Por qué le vamos a echar la culpa a Alfonsín?. Si convirtieron a la Constitución en un mamarracho, en algún lado debe estar la lista de cosntituyentes para reclamarles. Si encima todavía no la terminaron de reglamentar, está la lista de quienes pasaron en los últimos 15 años por alguna banca del Congreso para reclamarles.

Betty 49 dijo...

Lo voy a recordar por el dicho que los argentinos nos debemos querer más, y lo voy a tomar como una premisa.
El tema de su gestión me obliga a repasar la historia económica. Ninguno de los últimos gobiernos tuvo resultados que nos den seguridad.

Igor dijo...

Lo recuerdo como el reformador de la constituciòn, el que eliminò el coleguo electoral. Reforma que posibilitò que la matanza tenga un peso electoral desmedido, y ademàs, facilitò el clientelismo electoral. ¿Padre de la democracia?
Me parece un hipòcrita, porque se ensañò con algunos de los que atentaron con la democracia, pero no con todos.

Lorena dijo...

En mi caso, este momento lo estoy pasando por un filtro muy personal lo cual hace que sienta cierta nostalgia, aflicción. Alfonsín marcó un hito histórico en nuestro país, y en nuestra historia personal quizás más cotidiana. Cómo no recordarme en esos días de los 80´s, sus discursos, el clima que se vivía en las casas, en los barrios. Son sonidos, pregnancias de mi infancia, la mediana edad de mis padres, etc.
Por otro lado hoy a la distancia de aquellos años y con otra mirada, creo que fué un político serio, que no irradiaba más que intenciones de gobernar, aún en sus errores. Resulta al menos respetable desde la retrospección, evaluando a todos los que vinieron después.

Anónimo dijo...

Alejandro:
Sos más pasable que el "Dr." Grondona ya que a las boludeces que decís no las subrayas con ningún pedito en latín.

Anónimo dijo...

Simplemente un politico Argentino.
Tuvo sus pocos aciertos y algunas agachadas.
De todas maneras a diferencia de los que vinieron despues por lo menos mantuvo su perfil socio-economico.
En este bendito pais, y con los politicos que tenemos, ser uno mismo es una virtud.
o sea lo aprecio por comparacion de los que vinieron despues, de toas maneras es uno mas de ellos

Marcelo dijo...

..lo veo como otro presidente mas, no lo llegué a vivir.

No representa nada. Me llama mucho la atención cuando veo en los medios hoy que hablan tanto de él.

hacíamilquenofirmabaacásaludosalujandrosigueigualdebuenoelblog!

THAL dijo...

Fue honesto sobre todas las cosas. Sus 2 primeros años de gobierno fueron impecables
Luego vinieron 13 paros de la CGT (golpe sindical)
Las 3 insurreciones militares
y por ultimo el golpe economico(con los peronistas detras)
Esto fue lo unico que no pudo superar.

Si tanta gente lo va a despedir, debe ser porque algo dejo. No se repartieron choripanes para que acudan al velorio, no?

Patricia dijo...

Como veo a Alfonsin?
En primer lugar es el único presidente de estos 25 años del que no me averguenzo. Ni política ni personalmente.
En segundo lugar, la pespectiva histórica me confirma lo difícil de su momento tan trascendente y su coraje para salir como un perdedor Tercero,la esquizofrenia de la sociedad argentina.
Por último, espero que su muerte no sirva (una vez mas) para los oportunistas que estan dando vuelta en estos días, que ante tan masiva adhesion post mortem de la ciudadanía, especulan.

Sir Jean Pier Gutierrez dijo...

En un sentido, fue precursor de una forma de hacer politica del que Menem hizo un uso maestro. Ganas las elecciones con un programa y gobernar con otro, aunque quizas con un empleo mayor de la hipocresia, debido a esa caracteristica negociadora propia de los radicales, y su mayor capacidad de oratoria. Menen gobernó con el plan de la UCD y llevó al conujunto del pais al hundimiento. Alfonsín de una forma u otra produjo las condiciones para que eso se pudiera llevar a cabo, sin la ofuscación de la siempre mediocre y atrasada opinion pública. A la Hiperinflación insoportable, le siguió un peso atado al dolar por diez años (plazo al que también contribuyó), y a las empresas del estado que funcionaban desidiosamente, el traspaso a manos extranjeras.
Una forma de politica muy corriente en las colonias informales.

Related Posts with Thumbnails