jueves, marzo 05, 2009

Entusiasmo y sensatez


La sensatez es la tendencia a evitar todo riesgo inútil. ¿Pero desde qué punto de vista se evalúa esa utilidad? En la sensatez se esconden expresiones conservadoras: un estadio en el que se busca lograr seguridad y no contento. El entusiasmo es una apuesta alta, un paso más allá de la seguridad, el avance hacia zonas más abiertas, estimulantes e indomables de la existencia.

5 comentarios:

José Luis dijo...

Qué cosa que la palabra "sensatez", cuyo significado tiene, como bien decís, una relación con nuestra corteza cerebral, con la parte racional y lógica que tenemos... esté basada en el Latín y venga de "sentir".

Si le hacemos caso a la etimología, podríamos decir que el entusiasmo es, efectivamente, muy sensato.

JL

Sole dijo...

a mi este post me parece que lo escribió el niño trosquista que llevás dentro???
http://100volando.blogspot.com/2009/02/yo-fui-un-nino-trostkista.html

no relaciono exclusivamente la sensatez con lo que explicas aquí

Dexter dijo...

Hay una imagen de la sensatez, como una especie de aparato represor, que apaga el riesgo tras la búsqueda de soluciones mas comprobadas y conocidas. Creo que es la pesadilla del osado y que lo obliga a mantener en secreto sus teorias sobre cosas nuevas que podrían ser posibles. Pero si el osado es un boludo, la sensatez puede salvarlo de muchos desastres. La imagen de la sensatez para mi es Freud, que no obstante fue un osado de aquellos a jugar su prestigio tras locas teorías para sus contemporáneos. En su caso, los sensatos estaban de mas. No podían aportarle nada. Obviamente, no era ningún boludo, solo que no nos dejo registros de su estado interior al armar sus teorías. Es probable que lo consumiera una gran excitación, que tal vez fuera entusiasmo. Veo el núcleo de una novela aquí.

Betty 49 dijo...

Nunca fui sensata, y eso me valió problemas gravisimos. Dejarme llevar por el entusiasmo también me costó mucho dinero. Un buen coctel con ambos ingredientes seria lo mas interesante para una vida con emociones pero que no llegue a ser una ruleta rusa, sobre todo cuando tu inteligencia emocional no es lo que mas se destaca.
Saludos afectuosos.

Anónimo dijo...

Alejandro, soy Lorena (actualmente en taller de escritura con cuaderno de Winnieh Pooh). la verdad me sorprenden gratamente tu opinión, la comparto totalmnente; además de tener sentido común soy psicóloga, con lo cual amo la condición humana, me interesa trabajar en lo personal y lo laboral para entenderla, aliviarla aligerarla; y justamente desde ahí hablo, desde el entender la necesidad de límites que se requiere para madurar y aprender a valorarse y valorar... la vida. También estoy en condiciones de ratificar lo que, por ejemplo, expuso "fierro" en su comentario respecto del perfil psicópata. Basta de hipocresía y de arrastrar discursos sin cuestionarlos. Estoy en permanente contacto con esas personas que suelen hablar mucho de los derechos humanos, dándole un uso indiscriminado al concepto; y se jactan de ideologías que supuestamente buscan la igualdad, la equidad en la sociedad y lo único que hacen en sus vidas es ir en contra de todo, sin aportar nada constructivo a nuestra sociedad, ni siquiera a sus grupos de pertenencia. En definitiva, son rebeldes sin causa sociales -aunque se erijan en eso - pero sí con causas peronales que no terminaron de resolver: en vez de pelearse con papá salen a pelearse con cualquiera que les pueda representar esa autoridad, y sin saber bien por qué (aunque tengan discursos floridos, consistentes según sus propias referencias teóricas). No han trascendido el modelo de autoridad originario, y se siguen peleando con eso en cualquier lugar, sin poder discernir. Es momento de abrir la mente y comprender que estas personas "anti" disciplina y del hacerse responsable de su propia vida y la del otro, generan más odios, resentimientos. Un ejemplo de este comportamiento fuera de la realidad, disociado, agresivo y autoritario lo tenemos en nuestro actual poder ejecutivo...

Related Posts with Thumbnails